Cómo Hacer una Mamada que Vuelva Loco a tu Chico

A los hombres les encantan las mamadas, no hay dudas al respecto. Cualquier mujer que pueda ofrecer una buena mamada, tendrá la llave del corazón y de la mente de su amante, y valga la expresión, lo tendrá agarrado de las bolas.

Pero dar una mamada es un arte, no es solo fingir que estás saboreando un helado.

El sexo oral es una parte básica del juego sexual para muchas parejas, y si recién estás comenzando una nueva relación, saber cómo hacer una mamada realmente podría ayudar a mejorar las cosas en el dormitorio.


Por eso, hoy te revelaremos algunas de las mejores técnicas y secretos para darle a tu chico la mamada perfecta. Así que si crees que puedes transformar a tu chico en un adicto al sexo oral, no te muevas de allí, porque hoy aprenderás a hacer una mamada perfecta.

Comencemos a conocer el territorio donde tu boca se convertirá en una verdadera colonizadora: la polla y demás de tu chico.

Para una mamada perfecta, debes conocer la anatomía masculina

Para saber realmente cómo hacer una mamada, primero debes saber un poco, no, un poco no, bastante, sobre la anatomía masculina.

Los penes y los genitales circundantes están intrincadamente diseñados, y hay una gran cantidad de formas diferentes en que puedes estimularlos para hacer temblar de placer las rodillas de tu hombre.

Comencemos por el pene, ¡y que todavía no se te haga agua la boca!

El pene

El pene de un hombre tiene la menor cantidad de terminaciones nerviosas de toda la región genital.

A pesar de esto, muchas mujeres se centran principalmente en el eje cuando dan una mamada. ¿Eres una de ellas? Pues, no te ofendas, pero estás cometiendo un error de novata. ¡Ey! Te pedimos que no te ofendieras.

Aunque el movimiento de succión hacia arriba y hacia abajo puede ayudarte a llevar a tu hombre al orgasmo, no proporcionará tanta estimulación sensacional como lo haría si te concentraras en otras partes de su polla.

No decimos que debas descuidar la estimulación completa del pene, pero debes tratar de concentrarte en las áreas que tienen más terminaciones nerviosas, y esto aumentará la cantidad de placer que tu hombre obtendrá de la experiencia.

La cabeza o glande

La cabeza del pene, o el glande, es uno de los puntos más sensibles en el cuerpo de un hombre. Es comparable al clítoris femenino, debido a la cantidad de terminaciones nerviosas que tiene y cuán sensible es.

Al bajar sobre él, enfocarte en el glande con la lengua y los labios es una forma suave pero extremadamente erótica de estimularlo, y debe desempeñar un papel importante en tu técnica de mamada perfecta.

El escroto y los testículos

Al igual que el glande, el escroto y los testículos son extremadamente sensibles, y aunque muchos hombres disfrutarán de una estimulación suave del escroto, debes verificar con tu pareja que lo están disfrutando antes de continuar.

Dado que los testículos y el escroto son tan sensibles, tu hombre puede sentirse incómodo cuando los estimulas, y si eres demasiado dura en esta área puedes incluso causarle algo de dolor.

Cuando se trata del escroto y los testículos, nuestro consejo es incluirlos en tu rutina de mamada, pero siendo amable, y buscando señales no verbales que puedan significar que tu hombre está incómodo.

Sin embargo, si has recibido el visto bueno de tu chico que te demuestra que le encanta que le estimulen los testículos y el escroto, entonces continúa con el viaje.

El perineo

El perineo, se encuentra entre el escroto y el ano, y es la puerta de entrada externa a la glándula prostática de tu hombre. Masajear esta área puede estimular la glándula, sin que tengas que penetrar el ano.

Dado que muchos hombres se sienten incómodos con la penetración anal, el juego del perineo es una excelente manera de utilizar la próstata sin sobrepasar ninguno de los límites de tu hombre. Puedes estimular la próstata a través del perineo haciendo cosquillas, masajeando firmemente el área o utilizando un juguete sexual para hombres o un vibrador para intensificar las sensaciones.

El frenillo

El frenillo se encuentra justo debajo de la cabeza del pene, y tiene una sensibilidad similar al glande, por lo que resulta ideal para dar un poco de estimulación adicional cuando estás dando una mamada.

como hacer una mamada

Otros puntos de placer

Los hombres también tienen zonas erógenas en todo el cuerpo que hacen que el juego sexual sea más placentero, y es bastante fácil incluirlos al dar una mamada.

Al igual que las mujeres, muchos hombres son sensibles a la estimulación de los pezones y  zonas como las orejas, las axilas y los muslos internos. Así que no dejes de besar estas partes.

Cómo hacer una buena mamada: guía de 10 pasos

Ok, ahora que conoces todas las diferentes partes de la polla de tu chico, estás bien preparada para saber cómo hacer una felación. Aquí hay una guía de 10 pasos que deberás seguir para saber cómo hacer una mamada perfecta.

Llévalo al mejor estado de ánimo

Si estás pensando en hacer una buena mamada, es una buena idea acelerar un poco a tu hombre antes de ponerte manos a la obra.

Cualquier tipo de juego preliminar seguramente lo pondrá de humor. Unos simples besos y un buen striptease, serán un buen lugar para comenzar.

Trata de no precipitarte en las cosas, ya que las cosas serán más divertidas y sexys para ti si su polla ya está dura cuando empieces a hacer una mamada.

como hacer una felacion

Explora su cuerpo

Antes de arrodillarte y ponerte a trabajar para hacer una felación, es una buena idea darle a tu hombre una pequeña muestra de lo que puede esperar de la mamada. Intenta usar tu boca para explorar su cuerpo, enfocándote en las áreas que podrían acelerarlo, como sus pezones, orejas y cuello.

Cuanto más crees la anticipación, más agradecido estará tu hombre cuando finalmente te muevas hacia su polla.

Búrlate un poco de él

Una vez que decidas moverte hacia su polla, es un buen momento para incorporar un poco de burla. En este punto, tu hombre seguramente querrá que pongas toda su polla en tu boca y comiences a estimularlo para que pueda llegar a un punto orgásmico.

Sin embargo, si vas lento y constante, ganarás la carrera, así que asegúrate de burlarte un poco de él con tus acciones. No necesitas estimularlo de inmediato, simplemente acércate su polla a tu boca, pero no la chupes, aún no.

Para hacer las cosas más sexys, trata de babear sobre su polla, soplarla o besar las áreas a su alrededor.

Elige una posición cómoda

Antes de comenzar a hacer una mamada, es una buena idea encontrar una posición que sea cómoda para ambos. Hacer una mamada puede ser físicamente exigente para ti, así que asegúrate de estar completamente cómoda, para que no tengas que seguir reajustando tu posición.

También debes tratar de encontrar una posición en la que tu hombre se sienta cómodo para que pueda concentrarse por completo en lo que estás haciendo y las sensaciones increíbles que está experimentando.

Explora sus genitales

Una vez que comiences a chupar su polla, debes asegurarte de que no quede piedra sin remover.

El principal punto de placer en la polla es la cabeza, pero a los hombres también les gusta que les estimulen otras partes del pene y los testículos. Usando tu boca y lengua, explora la polla y las bolas de tu hombre, y asegúrate de enfocarte en los lugares que él encuentra particularmente emocionantes.

Como mencionamos anteriormente, áreas como el escroto, el perineo  y el ano, también pueden ser muy estimulantes para los hombres, así que diviértete un poco descubriendo lo que le gusta.

No ignores sus bolas

A algunos chicos no les gusta que les chupen las bolas, pero para la mayoría, es tan divertido como que les chupen la polla, así que incluye un poco de esto.

Recuerda que el área de los testículos es un poco sensible, así que trata de no ser demasiado dura.

Chupar suavemente, besar y lamer son buenas ideas, y estas acciones seguramente dejarán a tu chico con ganas de más. Además, enfocarte en sus bolas es una buena manera de prolongar el proceso, ya que solo chupar la polla puede conducir a un orgasmo rápido.

como hacer una buena mamada

Entra en el ritmo

Una vez que ambos estáis súper cachondos, puedes comenzar a estimular su polla con la boca. La forma más común y fácil de hacer esto es mover la boca hacia arriba y hacia abajo del eje del pene, con los labios cerrados alrededor.

Si a tu hombre le gusta el juego rudo, puede disfrutar más las cosas si utilizas los dientes, pero la mayoría de los hombres disfrutarán de la suave presión de los labios.

Intenta encontrar un ritmo con tu succión, ya que esto ayudará a tu hombre a alcanzar su clímax, también puedes considerar la posibilidad de hacer una garganta profunda en su miembro,  para que la punta de su pene sea estimulada por la textura y la tensión de la parte posterior de tu garganta.

Si necesitas un descanso de succionar, siempre puedes usar tu lengua para continuar la diversión, mientras les da un descanso a su mandíbula. Que lo necesitará, créenos. Esto es importante a la hora de conocer todos los secretos sobre cómo hacer una buena felación.

No tengas miedo de usar tus manos

Aunque cuando haces una mamada utilizas principalmente tu boca, labios y lengua, tus manos también son una poderosa herramienta sexual que debes utilizar.

El sexo oral es extremadamente excitante para los hombres, pero muchos hombres simplemente no pueden llegar al clímax solo con estimulación oral.

Dado que muchos hombres están acostumbrados a la fricción vigorosa que se experimenta al masturbarse o tener relaciones sexuales con penetración, necesitan un poco de fuerza extra para empujarlos realmente a la zona del orgasmo.

Si parece que tu hombre se está divirtiendo, pero necesita un poco más, incorpora algo de acción manual también. Puedes seguir usando tu boca para estimular la punta de su pene mientras lo sacudes con la mano.

Muestra tu entusiasmo

Hacer una buena mamada puede ser tan excitante para ti como para tu chico, y tu hombre también debe sentir que te estás divirtiendo. Porque de esa manera, lo disfrutará más.

Mientras le chupas la polla, y todo lo demás, no tengas pudor al gemir, jadear o decirle cuánto te gusta sentir su polla en tu boca.

Si deseas que las cosas sean más divertidas, también puedes considerar el uso de juguetes sexuales para estimularte mientras le chupas la polla o puedes usar tus manos, o incluso las de él.

El placer debe ser mutuo mientras haces una mamada, y a tu chico le encantará verte cómo te diviertes y te excitas mientras le chupas la polla.

Si haces todo lo mencionado en esta guía infalible para hacer una mamada, es probable que tu hombre se súper excite y que un orgasmos increíble sea inevitable.

Déjalo que se corra en tu boca

Hacer una mamada es muy parecido a ver una película, puedes disfrutar de la actuación de los actores y la trama pero, si no termina con un buen final, te sentirás decepcionada.

Es por eso que el final es la parte más importante de hacer una mamada, y solo hay una mejor forma de que termine: tragando su semen.

Tragar el semen de tu chico semen es uno de los gestos más eróticos y sumisos que puedes hacer en la cama. Cuando tragas su semen, lo haces sentir poderoso y le haces saber cuánto lo quieres.

Si no te gusta la idea de que tu hombre se corra en tu boca, hay muchas cosas que puedes hacer para que el clímax sea súper sexy, sin tragar. Puedes dejar que se corra en tus manos, o incluso en algunas partes de tu cuerpo que vuelvan loco a tu hombre, como tus tetas o tu culo.

mamada perfecta

Conclusiones

Hasta aquí llegó la guía sobre cómo hacer una mamada perfecta. También puedes incluir juguetes sexuales para hombres, juegos eróticos e incluso disfraces, pero eso es otro capítulo de la historia.

Por el momento, ya tienes mucha información para empezar.

¿Cuál de todos los pasos de la guía nunca hiciste y pondrás en práctica hoy mismo en el dormitorio para hacer una buena mamada?

Deja un comentario

error: Content is protected !!