Qué es BDSM y Cómo Iniciarte en este Mundo

Seamos realistas. Aunque a muchos de nosotros nos gusta vernos como personas con visión de futuro y de mente abierta, a menudo vivimos dentro de una pequeña caja ordenada cuando se trata de sexo. 

Y aunque no hay nada de malo en esto, a veces reprimimos nuestros impulsos y deseos sexuales más profundos, para encajar en esa cajita ordenada. Por este motivo hoy te explicamos qué es BDSM y cómo iniciarte en este mundo.

Pero el sexo es un arte en constante evolución. Si miramos hacia atrás, al siglo XIX por ejemplo, era común que las personas tuvieran relaciones sexuales completamente vestidas, con agujeros especiales en las prendas, en el caso de los hombres, para que pudieran sacar sus pollas.

Más tarde, explorar más allá de la posición misionera era un tabú, y ni hablar del sexo oral o anal. Ahora, en 2020, estos actos son parte del sexo cotidiano, incluso del considerado sexo vainilla.

Si alguna vez has fantaseado con añadir algo extra a tu vida sexual, como BDSM, pero no sabes por dónde empezar, sigue leyendo. Porque el verdadero BDSM es mucho más de lo que ha mostrado la película “Cincuenta sombras de Grey”.

Qué es BDSM

BDSM son las siglas, en inglés, que definen varias prácticas sexuales. BDSM significa significa sumisión, dominación, sadismo y masoquismo. Para comprender mejor que es BDSM, veamos estos conceptos por separado.

Sumisión y dominación

Sumisión y dominación de BDSM se refiere a los actos sexuales donde uno de los integrantes de la pareja acepta adoptar el rol de sumiso, y se somete a ciertas restricciones, que pueden incluir una gran cantidad de cosas, desde Shibari, cuerdas japonesas, hasta ser esposado a un poste de cama o ganchos en la pared.

La dominación se centra en la modificación del comportamiento del sumiso, que se corrige con castigos, que pueden ser físicos y psicológicos, como azotes o humillaciones eróticas.

En una relación BDSM siempre hay un dominante y un sumiso. El dominante es responsable de dominar al sumiso, y el sumiso cede el control absoluto del encuentro sexual.

Sadismo y masoquismo

Esta es normalmente el área de BDSM, donde a la mayoría de las personas les cuesta más participar o entender, porque se trata de disfrutar del sexo, mientras se infringe o se recibe dolor.

El masoquista experimenta placer al ser azotado, mientras que para el sádico la administración de ese dolor produce placer. La diferencia entre el sadismo y el masoquismo y el dominio y la sumisión, es que en la primera relación, se trata de infligir dolor, mientras que en la segunda, se trata del control. 

Estas dos prácticas sexuales pueden aparecer simultáneamente en una relación BDSM, sin embargo, infligir dolor no siempre es un componente de la relación dominación / sumisión. Ahora que ya sabemos qués es BDSM, vamos a profundizar un poco más en los roles.

que es bdsm

¿Cómo saber si eres dominante o sumiso?

Ahora cubrimos los elementos básicos de BDSM, es hora de averiguar qué tipo de rol podrías llegar a asumir.

La mejor manera de descubrir cuál de los dos roles te gustaría encarar, es experimentar. Hay personas más dominantes en su vida laboral y social, que les encanta asumir el papel de sumisas en el dormitorio y viceversa. 

Algunas personas prueban ambos roles y se dan cuenta de que les gustan ambos y cambian de rol de sesión a sesión, o incluso durante la sesión. 

Lo importante es encontrar el equilibrio perfecto para tu pareja y para ti, para que puedan aprovechar la oportunidad de explorar otra dimensión de la vida y entrar en un reino alternativo.

BDSM brinda la oportunidad para cumplir tus fantasías en un entorno seguro y de confianza, lo que puede ser excelente para tu salud mental y tu relación. 

¿Cómo debo contarle a mi pareja sobre mis fantasías?

Sí, puede ser muy difícil hablar con tu pareja por primera vez acerca de tus intenciones de practicar BDSM. No puedes entrar al dormitorio de buenas a primeras, atarla a la cama y zurrarle el culo.

Esa no son maneras. Incluso es posible que tu pareja no sepa exactamente qué es BDSM. Puedes intentar en tal caso, hacer un primer acercamiento al BDSM de la mano expertos. Muchas escorts hoy en día ofrecen sesiones de BDSM, donde puedes vivir tus fantasías sexuales con absoluta seguridad. ¿Sabes qué es una escort?

Si aún prefieres vivir esta experiencia con tu pareja, lo mejor es la comunicación, que intentes hablarle claramente acerca de tus deseos, y tu intención de explorar tus fantasías.

Si te preocupa encontrar las palabras para contarle a tu pareja tus deseos, siempre puedes intentar la comunicación no verbal, por ejemplo, dejarle una pequeña nota sexy o ver una película erótica juntos. También existen otras formas de añadir nuevos elementos a tu vida sexual, por ejemplo con juguetes sexuales para hombres o mediante masajes eróticos.

Aprovecha esa circunstancia para preguntarle acerca de sus fantasías sexuales también. Y sobre todo, empieza con pequeños detalles, siempre puedes ir añadiendo otros elementos para jugar en el dormitorio.

Porque lo más importante del BDSM, es que puede ser una maravillosa experiencia sexual, siempre que sea lo que ambos deseen hacer. Nadie debe sentirse presionado, y en todo momento deben sentirse abiertos para decir lo que sienten y lo que quieren.

Comenzando en el BDSM

Una vez que has tenido esa conversación acerca de las necesidades y fantasías sexuales de ambos, y decides comenzar a experimentar el BDSM, es hora de comenzar.

Pero, ¿por dónde? Practicar BDSM no siempre implica usar trajes de látex caros, improvisar una sala secreta o mazmorra en tu piso, o salir a comprar como un desaforado, látigos y palas.

Mira a tu alrededor, aunque no lo creas seguramente en tu casa, dispones de muchos elementos de la vida cotidiana, pueden servirte para incluir algunos elementos BDSM en tu vida sexual.

Las corbatas pueden funcionar como sogas improvisadas para atar a tu pareja a los postes de la cama o inmovilizar sus manos, mientras tú le devoras el coño. También puedes usar la parte posterior de un cepillo de madera, para darle unas palmaditas en el culo, mientras le chupas los pezones como un desesperado.

Incluso, puedes disfrutar de algunos juegos de rol. Lo importante es que ambos disfrutéis y juguéis con las infinitas posibilidades que brinda una experiencia BDSM.

Antes de comenzar además de saber qué es BDSM, existen algunas cuestiones que no debes olvidar.

practicas bdsm

Consentimiento

La parte más importante de cualquier tipo de encuentro sexual, ya sea sexo vainilla o BDSM, es que ambos consientan lo que está sucediendo y entiendan que, en cualquier momento, pueden detener la acción.

Uso de palabras seguras

En BDSM la palabra “no” está desterrada. Como se trata de explorar los límites, en muchas ocasiones, una persona puede decir “no”, cuando realmente está disfrutando. Por eso el “no”, no puede ser una palabra segura que utilices para detener a tu pareja o viceversa.

Una palabra segura, no tendría que tener nada que ver con lo que está sucediendo en la relación BDSM. Debe ser una palabra que definitivamente detenga toda la acción que se está desarrollando.

Para algunas personas, ceder el control incluye escenarios en los que aparentemente no tienen otra opción al respecto. Pueden protestar o resistirse, pero han determinado con su amo que continuarán la sesión a pesar de eso. Y esa palabra segura, siempre es sagrada.

Especialmente cuando estás comenzando con BDSM, lo más recomendables es utilizar como palabras seguras, los colores de los semáforos son una forma común de nivelar las palabras de seguridad.

En este sistema, “verde” significa que estás bien y quieres continuar, “amarillo” significa que estás empezando a sentirse incómodo y necesitas que tu compañero retroceda un poco, y “rojo” detiene inmediatamente la escena.

Aún cuando estés amordazado o no puedas, debes tener una palabra segura. Puede ser un gesto con la mano, cierto sonido o un movimiento especial, que te asegurará que se detenga la acción en el momento.

Límites

El BDSM se trata de dinámicas de poder, por lo tanto, también se trata de límites. El sumiso tiene que renunciar voluntariamente al control para obtener placer de la situación, y el dominante debe sentirse  complacido de manejar ese control de manera responsable. 

En BDSM existen los límites duros y los límites suaves.

  • Los límites duros son cualquier límite que nunca debería traspasarse, y tanto dominantes como sumisos, deben estar de acuerdo. Y acordarlos antes de comenzar con una sesión de BDSM.

Por ejemplo, un dominante puede estar dispuesto a azotar a su sumisa, pero no se siente cómodo golpeándola con una mano. Un sumiso, puede tener el placer de llamar a su amo, con términos como “maestro”, pero no se siente cómoda si su amo la llama de otra manera que no sea por su nombre.

Lo importante, es que nadie te presione para que cambies tus límites.

  • También existen los límites suaves, que son aquellas cosas, que aunque te despierten temor o inseguridad, todavía estás dispuesto a experimentar.

Por ejemplo, tal vez no disfrutes del sexo anal, pero deseas volver a intentarlo, y eso puede ser un límite suave.

Lo importante es que cuando te acerques a un límite suave, sea mucho más cuidadoso y consultes regularmente con tu pareja. Si incluso sientes que puede estar incómoda, pregúntale si quiere que pares. 

iniciacion bdsm

El BDSM es también una experiencia erótica

No te apresures, una experiencia BDSM merece ser vivida desde los preliminares. Puedes vendarle los ojos a tu pareja, le susurras cosas agradables o “sucias” al oído, y resbalas algunos cubitos de hielo por su cuerpo.

Es importante también que mantengas la comunicación con tu pareja en todo momento. Es muy importante que escuches cómo se siente con cada una de tus acciones y que también le digas, cómo te gusta verla disfrutar cada vez que obedece alguna de tus órdenes.

Y recuerda, como principiante, no necesitas comprar muchas cosas, puedes comenzar atando o vendando los ojos con una bufanda de satén o usar tus bragas para amordazar a tu pareja. Las opciones son infinitas.

Qué elementos puedes incluir en el BDSM

Ropa de látex

Dicen que cuando te disfrazas de algún personaje, te metes en el papel, y en el BDSM, las cosas no son diferentes. Consigue alguna prenda de látex, o piel si eres alérgico, y transfórmate inmediatamente en el dominante que siempre soñaste ser.

Vendas para los ojos

Todo es mejor cuando está oscuro, por eso amplifica la intensidad y el suspense utilizando algunas vendas para colocar en los ojos de tu sumisa.

Nunca subestimes cuánto puedes aumentar la tensión y el erotismo de una escena con los ojos vendados. En el momento en que el ambiente se oscurece, todos los demás sentidos se aceleran y la imaginación es libre para volverse loca, evocando ideas de lo que podría estar por suceder.

Esposas

Una pieza básica para cualquier pareja que pruebe BDSM, son las esposas, que añaden un elemento de emoción a una sesión y se pueden usar para sujetar al sumiso a un poste de cama o sujetarle las manos por delante o detrás de las espaldas.

Gargantilla Bondage o collar de sumiso

Los collares de sumisa permiten el juego previo. Puedes vestir a tu sumisa con un vestido sugerente, y colocarle el collar de sumisa para ir a un restaurante.

Durante toda la cena, tu sumisa fantaseará con lo que le darás cuando lleguen a casa.

Palas de azote

Las palas son excelentes para principiantes porque el impacto es ligeramente menos fuerte que un látigo debido a la superficie más grande. Te recomendamos comenzar golpeando las partes más carnosas del culo, y moverte a otras partes del cuerpo cuando lo desees.

Látigos

Los látigos son divertidos y puedes encontrar algunos hermosos que son discretos y elegantes.

Cera caliente

Nada puede llamar más  la atención de una sumisa o sumiso, el goteo de cera caliente sobre su piel. Para tener una idea de cuánto puede soportar tu pareja, comienza deslizando unas gotas de cera en áreas menos sensibles como los muslos y los brazos, y luego continúa con el pecho y los pezones. 

que es el bdsm

Conclusiones

Nunca olvides algo: una experiencia sexual de BDSM puede ser algo muy poderoso, incluso aunque no parezca tan intensa.

El cuerpo tendrá una respuesta fisiológica, al empujarlo hasta sus límites. El aumento de adrenalina y endorfinas llevará a tu cuerpo a un desequilibrio temporal, incluso la avalancha de estos químicos que salen de tu cuerpo, conocida como subcaída, puede ser igualmente desconcertante.

Los cuidados posteriores son tan importantes como la experiencia sexual en sí misma, así que ten preparados cremas o geles para calmar un culo que se ha puesto rojo por los azotes o aplicar una compresa de hielo para reducir la inflamación de cualquier parte del cuerpo.

Y como dice uno de los personajes del libro, “Amos y mazmorras”, “al final, el sumiso es quien somete al amo, con su entrega y aceptación”.

Entonces, ahora que sabes qué es BDSM ¿cómo comenzarás a explorar el BDSM? ¿Sumiso o dominante?

Categorías BDSM

Deja un comentario